28 de juny 2012

Impacto del Real Decreto-Ley 16/2012 sobre la asistencia sanitaria pública y universal en España

La reforma sanitaria en cinco puntos

Se priva del derecho a la sanidad pública a todos los y las inmigrantes sin papeles mayores de 18 años.

Se priva del derecho a la sanidad pública a los españoles o inmigrantes residentes mayores de 26 años que nunca hayan trabajado o se hayan inscrito en el INEM.

Estas personas solo tendrán derecho a la asistencia sanitaria de urgencias y parto.

Las actuales tarjetas sanitarias deberán renovarse a partir del 31/08/2012, y quien no cumpla los nuevos requisitos de acceso se quedará sin tarjeta.

Además, para españoles y emigrantes residentes se establece el copago sanitario. Es decir, se pagará por el tratamiento farmacéutico en hospitales, las prótesis, las dietas específicas durante la estancia hospitalaria y el transporte sanitario no urgente, antes servicios gratuitos.

Es mentira que estos recortes supondrán un gran ahorro, ya que la atención en urgencias de los hospitales es mucho más cara que en los Centros de Atención Primaria – CAP. Es mentira que no haya dinero, lo hay para los bancos y no para las personas.

En realidad se trata de aplicar criterios racistas y de segregación en el acceso a la sanidad pública.

Y, en general, supondrá una degradación del sistema sanitario público, cada vez más colapsado y con menos medios para dar una atención de calidad y gratuita a las personas trabajadoras sean o no emigrantes.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Follow by Email

Cerca per paraules o etiquetes els continguts publicats o enllaçats des d'aquest blog